SATE, tendencia en construcción sostenible

Sistema de Aislamiento Térmico Exterior método constructivo utilizado en rehabilitación de viviendas

El alto consumo energético, junto al elevado número de viviendas antiguas de baja calidad constructiva en España, nos aboca a una necesaria renovación y mejora de la eficiencia energética de las viviendas y edificios ya existentes. Sólo de esta manera podremos alcanzar los objetivos en materia de ahorro energético planteados por la Comisión Europea. Ante este reto, en los últimos años ha aumentado el uso de nuevas soluciones  constructivas para el aislamiento térmico en fachadas, cubiertas y suelos. Entre estas soluciones, una de las más conocidas es el SATE.

Pero, ¿qué es el SATE y en qué consiste?

El Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE) o EIFS (Exterior Insulation Finish Systems) es uno de los métodos constructivos más utilizados en la rehabilitación de viviendas y edificios, aunque actualmente también se aplica en construcciones de obra nueva.

Consiste en colocar aislamiento térmico por el exterior de la fachada con la finalidad de incrementar la resistencia térmica de la envolvente. Es una solución que combina la mejora estética del edificio con un descenso del intercambio térmico entre el interior y el exterior.

¿Por qué utilizar el Sistema de Aislamiento Térmico Exterior?

Es un sistema poco invasivo en su colocación. Dentro de la vivienda no hay pérdida de espacio. Además, no es preciso el retirar el enfoscado viejo, excepto cuando exista riesgo de desprendimiento.

Aumenta la durabilidad de la fachada, ya que le proporciona una mayor protección. Asimismo, es un sistema permeable al vapor de agua e impermeable a la lluvia.

Mejora la habitabilidad de la vivienda proporcionando a sus habitantes un ambiente mucho más confortable y saludable. Brinda un aumento del confort térmico, logra alcanzar mejoras en el comportamiento acústico y elimina los riesgos de condensaciones o humedades.

Es sostenible. Aísla la casa del calor en invierno y del frío en verano, evitando los puentes térmicos por su posición exterior. Esto permite reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera contribuyendo a la reducción del efecto invernadero y la conservación del medio ambiente.

Es rentable. Aumenta la eficiencia y ahorro energético de los sistemas de climatización tanto para el calor como para el frío.

Permite combinar variedad de texturas y colores de acabado en la capa de revestimiento final, por lo que resulta flexible ante cualquier proyecto arquitectónico.

Se revaloriza el valor del inmueble. Se podría conseguir una clasificación energética superior a aquellos que no tienen instalado el sistema SATE.

Estudio demuestra beneficios del Sistema de Aislamiento Térmico Exterior:

Un grupo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Edificación de la Universidad Politécnica de Madrid ha realizado un estudio con el objetivo de conocer la influencia del sistema SATE en la rehabilitación, y las mejoras que produce en el comportamiento térmico en una vivienda situado en el sur de Madrid.

El método utilizado consistió, principalmente, en la adquisición de datos de temperaturas ambientales y superficiales en las fachadas de la vivienda norte y sur, tanto por el interior como por el exterior.

Este proceso se llevó a cabo en la misma época del año en los dos estados de la vivienda: antes y después de ser rehabilitado con SATE. Se realizó una comparativa entre los dos casos, en cada una de las orientaciones, y se calculó el flujo de calor por metro cuadrado de la fachada.

Los resultados obtenidos indican que con el sistema SATE se reduce un 57% la pérdida de energía de la vivienda comparada con su estado original. Incluso se demuestra su influencia en la unificación de temperaturas dentro de la misma vivienda, reduciendo la diferencia entre las temperaturas del norte y del sur en un 66%. (fuente: UPM

SATE en la arquitectura y construcción sostenible

Si bien en España está aumentando la utilización del SATE, países como Alemania no sólo llevan mayor tiempo trabajando con este sistema sino que además es uno de los líderes en la investigación, desarrollo e  implementación de este sistema.

Es importante tener en cuenta que los edificios en los que la rehabilitación se realiza mediante un SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) pueden acceder a certificaciones como Verde, LEED,  BREEAM o Passivhaus.

Finalmente, es necesario recordar que este sistema debe ser realizado por profesionales de la arquitectura y construcción, ya que la aplicación de esta técnica en una vivienda conlleva un análisis de las características propias del inmueble y los elementos o materiales a utilizar. 

En tamborí arquitectes  venimos trabajando por una arquitectura y construcción sostenibles. Próximamente vamos a empezar un proyecto donde emplearemos en la fachada este sistema de aislamiento térmico exterior. Estaremos muy contentos de compartir y mostrar el resultado cuando terminemos la obra.